Julio Beauchy García

BIOGRAFÍA de Julio Beauchy García

Julio Beauchy García fue un retratista sevillano de principios del siglo XX de reconocido prestigio. Nieto del mítico fotógrafo francés Jules Beauchy Perou, que se instaló en Sevilla hacia 1840 iniciando una larga familia de fotógrafos, e hijo del afamado Emilio Beauchy Cano, máximo exponente de la saga.

Según la semblanza que Miguel Angel Yáñez Polo hace en su libro ‘Historia General de la fotografía en Sevilla’ (pág. 276 a 278)  a partir de las conversaciones que mantuvo en 1978 con Emilio Beauchy Adame, hijo del fotógrafo, y con el fotógrafo Juan Ruiz Alcaina, los datos más relevantes de su biografía son:

Nació en la calle Sierpes nº 30 de Sevilla el 26 de enero de 1883. Con 23 años se estableció en la calle Rioja nº 22, en la famosa Casa Beauchy, sucediendo a su padre y practicando todos los campos de la fotografía, desde el retrato hasta el reportaje, pasando por la fotografía creativa.

Junto a Carlos Olmedo, estuvo como reportero en la guerra de Marruecos (hacia 1909), cubriendo las contiendas del Rio Lobo y del monte Gurugú. La inundación de Sevilla de 1912 quedará registrada bajo su objetivo. Particular interés tienen sus innumerables instantáneas estereoscópicas. Sin embargo, sus mejores obras son retratos, impecables en su ejecución, llenos de sugerencias y en donde la textura del rostro le hace adelantarse al movimiento neo-objetivista. Las tintas medias de sus retratos son las de los grandes autores universales y las sombras poseen una majestuosa y elocuente transparencia.

Según Yáñez, Julio Beauchy García era un hombre «formal», «caballeroso» y «de gran sentido del humor». Siendo aún joven, estuvo en Francia para aprender el idioma, que dominaba muy bien. Taurófilo empedernido, una pasión que reflejaría en míticos reportajes. Su pasión por la música flamenca le llevó a ser discípulo del Habichuela, patriarca de una dinastía de célebres guitarristas, del que aprendió a tocar muy bien. Testigos presenciales recuerdan verle salir muchas noches con sus instrumentos, sus amigos y algún que otro guitarrista o cantaor por Triana, barrio por el que el fotógrafo tendría verdadera predilección.

El fotógrafo sevillano quería que se pasara de incógnito su maestría fotográfica y prefería aparecer como un tocaor profesional. De ahí que formara parte de algún grupo trianero (muchas veces organizados por el mismo) de los que amenizaban la celebración de algún bautizo, boda o acontecimiento social en las casas de vecinos.

Julio Beauchy García mostraba especial atracción por las Cruces de Mayo, aunque sus pequeños conciertos veraniegos figuran en el recuerdo de algunos de los que le oyeron. Ruiz Alcaina, que le conoció y admiró públicamente, asegura que no solía cobrar un solo céntimo por sus actuaciones musicales en los corrales, casa de vecinos o casa patio, donde iba para amenizar con su guitarra.

Beauchy García se casó con una prima suya, Matilde Adame Beauchy, hija del industrial que también fue alcalde de Utrera, Rafael Adame de la Peña, teniendo dos hijos, ninguno de los cuales acabaría siendo fotógrafo. Republicano federal convencido, le gustaba pasear a caballo por las tardes.

En 1919, Julio Beauchy García dejó la fotografía y se retiró a vivir en Utrera hasta 1930, fecha en que se asentaría en Madrid para volver a Sevilla poco tiempo después.

Desde un punto de vista fotográfico, Beauchy García comenzó a trabajar sin la tutela de su padre a partir de 1906. Desde 1900 a 1905, puede considerarse como la etapa del alumno en formación. Cuando cumplió los 23 años iniciará su más que prestigiosa andadura que, sorprendentemente, interrumpirá voluntariamente en el año de 1919 cuando contaba solamente 36 años. Previamente, en 1913, vendería el comercio de material fotográfico que había heredado de su padre en Rioja nº 22 a Augusto Pérez Romero quien, sobre la marcha trocará la rotulación de Casa Beauchy por la de Hijo de Pérez Romero, antigua Casa Beauchy, fundada en 1840. Entre 1913 y 1919 mantendría su labor como fotógrafo en su domicilio particular de la calle San Fernando nº 15. ¿Qué motivó su prematura retirada? Posiblemente la respuesta haya que buscarla en la prosperidad de los negocios que de su padre heredara y en la misma holgura económica de su mujer. Falleció en 1954.

 

En el legado de la familia Beauchy, contamos con uno de los retratos más emblemáticos realizados por Julio Beauchy García, concretamente el de su tía y madre de su esposa Matilde Beauchy Cano.

 

 

 

Estudios fotográficos

Rioja 24/22                                                                             

Casa Beauchy          

Trabajos y técnicas: Retrato-Reportaje-Estereoscopia

Tipos de anversos y reversos:

San Fernando, 15                          

Domicilio privado del fotógrafo